domingo, enero 15, 2006

Rebelión en el Calcio

"El balón es nuestro y jugaremos con quien nos de la gana". Esta es la amenaza que han lanzado un grupo de equipos de fútbol de la Serie A italiana, hartos de que la tarta de los derechos televisivos --que se ha convertido en la mayor y casi única fuente de ingresos para los clubs-- no se reparta igual para todos, y a algunos les toque sólo las migajas mientras que los grandes se dan un auténtico festín.En realidad, la amenaza la lanzó esta semana el presidente de la Sampdoria, Riccardo Garrone con un tono bien firme: "Si las cosas no cambian, podremos decidir no salir al campo cuando nos toque jugar con el Milan, la Juve o el Inter". A Garrone le secundan los presidentes de otros clubs como el del Fiorentina, Diego della Valle, o del Palermo, Maurizio Zamparini, que se unirían a este motín. Amenazan con no salir al campo o alinear "a los chavales de la cantera" contra los grandes.El contrato de la JuventusLa crisis estalló a finales de diciembre, cuando se supo que la Juventus había acordado con la empresa Mediaset la cesión de todos sus derechos televisivos entre el 2007 y el 2009 por la alucinante cifra de 248 millones de euros (41.263 millones de pesetas). Una barbaridad comparada con los siete millones que reciben Siena, Chievo, Parma o Reggina, los 14 del Fiorentina o los 17 del Palermo.Los clubs modestos pidieron entonces que se debatiera en el Parlamento la posibilidad de eliminar la ley que permite a cada club negociar la venta de sus derechos por separado para volver a una negociación colectiva con las televisiones para repartir mejor los ingresos.Incluso el presidente de la Liga italiana, Franco Carraro, comentó que nunca estuvo de acuerdo con esta ley y aseguró que también hay que proteger a los aficionados: "No es posible hablar de ciertas cifras por los derechos de televisión con los estadios vacíos".Pero en el Parlamento se elevó en contra de cualquier retoque de la ley la voz fuerte y clara del partido Forza Italia, al que pertenece el presidente del gobierno, Silvio Berlusconi, que es además el propietario de Mediaset y del Milan, lo que para sus detractores convierte el asunto en un complicado "conflicto de intereses", ya que el jefe del ejecutivo siempre tendrá las de ganar, como propietario de las televisiones y como dueño de uno de los clubs que más dinero reciben.La decisión de Forza Italia crispó aún más a los equipos modestos y provocó la reacción del presidente del Fiore: "Berlusconi debe sacar sus manos del fútbol, que no es suyo sino de todos los italianos. Berlusconi hizo fracasar algo que todos los partidos habían acordado y esto demuestra que él, a través de la política, quiere controlar el fútbol y beneficiar a Mediaset, su empresa, lo que es inadmisible", afirmó Della Valle.

0 comentarios:

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan