viernes, enero 27, 2006

Standford Bridge, segunda parte

La Romareda ha sido Stamford Bridge - Segunda Parte: mismo inicio brillante, mismo desastre defensivo, mismo vacío en el centro del campo, mismo ensimismamiento colectivo, misma caída en picado, misma remontada parcial, misma puntilla final: 4-2. Sólo que esta vez es la ida y no la vuelta y es la Copa y no la Champions. Ironías aparte, esta derrota tras 18 victorias consecutivas va a ser una bendición para el Barça si entrenador y jugadores son autocríticos e inteligentes. La euforia del barcelonismo había crecido tanto que desbordaba ya los términos razonables del 'baboseo' hasta entrar de lleno en la prepotencia y el engreimiento. El Barça es una máquina de jugar al fútbol, sí, pero sólo cuando se pone a ello, cuando alinea a sus mejores hombres y cuando estos rinden al máximo. Pero cuando faltan Valdés, Puyol, Deco (ya no digamos Xavi) y Etoo, el juego colectivo es otro. Si además las grandes figuras se ausentan, como Ronaldinho anoche, o siguen equivocando la decisión final en cada jugada (Messi), el rendimiento se reduce notablemente. Al Barça le debería sentar bien este aterrizaje forzoso. Debería agradecer tocar un poco de pies en el suelo. Dejar de levitar tanto. Quizás ha llegado la hora de reírse un poco menos en los entrenamientos y poner orden en un sistema defensivo de cara a la seriedad del Chelsea. No creo que sea momento de ir más allá, pues valoro la derrota ante el Zaragoza como un accidente inevitable dentro de una trayectoria impecable. También es innegable que el estilo de juego del Barça a veces produce estos accidentes; cuando se basa todo en la posesión del balón, el día que cometes muchas pérdidas en el mediocampo y el rival es hábil para salir a la contra, ya está liada, igual que hace un año en Londres.
Ni siquiera creo que haya que preguntarse por el rendimiento de unos jugadores suplentes capaces de desconcertar a cualquiera con su rendimiento...En ese caso, habría una mención especial para Iniesta, que cada vez que es titular parece un jugador mediocre y, lo que es peor, sin nivel competitivo.
Me basta una pregunta: ¿el Chelsea o la Juve habrían encajado tres goles en 28 minutos? Respuesta: no sé el Chelsea, pero la Juve sí. Anoche los encajó en 30 minutos... en casa ante la Roma. En esa media hora, Mancini (38'), Tommasi (61') y Perrotta (68') han avasallado a los de Capello en Delle Alpi. Y sólo 'in extremis' Del Piero ha logrado dos tantos que enmascaran el resultado de Coppa Italia. O sea que en todas partes cuecen habas... Pero, ¿también en Stamford Bridge?
 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan