miércoles, febrero 08, 2006

Diga lo que diga Capello

Franco Carraro, presidente de la FIGC, ha ordenado la suspensión indefinida de los árbitros Antonio Datili y Roberto Rosetti por sus catastróficas actuaciones en los partidos Juventus-Udinese y Livorno-Messina, correspondientes a la última jornada del Calcio. Al mismo tiempo, tres jueces de línea sufrirán idéntico castigo. Entre ellos, Piero Ivaldi, que había sido designado para dirigir el Mundial de Alemania y que ahora deberá verlo por televisión. Lo de Datili fue tremendo. Incorrecta expulsión de Sulley Muntari –Udinese– y gol en fuera de juego de Del Piero que significó la victoria juventina. Rosetti, por su parte, facilitó el empate del Messina (2-2) al señalar penalty por unas manos cometidas, al menos, dos metros fuera del área del Livorno. Es decir, errores garrafales como los que, cada semana, se ven en la Liga española y que, sin embargo, quedan diluidos en la intolerable impunidad arbitral.Y es que, aunque Fabio Capello diga que España es el no va más y que Franco lo dejó todo tan ordenado y tan limpio que da gusto verlo, lo que pasa aquí, respecto a la impunidad arbitral, no ocurre en ningún sitio. Basta, por ejemplo, con ver lo sucedido el domingo, para comprender que esto de los errores arbitrales es un viva la virgen intolerable... por muy humanos que sean. Se les puede sancionar, como a cualquier profesional en cualquier entorno laboral. No pasa nada. Rodríguez Santiago, el que expulsó injustamente a Ronaldinho en la Copa, recibió como premio pitar cuatro días después en Villarreal y, en otra fechoría compartida con Rafa Guerrero, el señor Rodríguez birló dos puntos al Cádiz anulándole un gol por una manos que no existieron –osea, se las inventaron– y que, acaso, compliquen la continuidad del equipo andaluz en primera. Pérez Lasa dejó al Sevilla con diez porque David llamó ruin al juez de línea, Iturralde anuló un gol legal al Racing y Mejuto González, sabiendo que Gravesen ya estaba amonestado y aún viendo la patada del danés al españolista Costa, le permitió seguir en el campo sin sanción alguna. En fin, una vergüenza absoluta, a la vista de lo cual, y diga lo que diga Capello, en España todavía se puede aprender alguna cosa de los italianos.

0 comentarios:

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan