jueves, febrero 02, 2006

Un árbitro indigno, una digna derrota


Rodríguez Santiago se equivocó. Expulsó a Ronaldinho sin merecerlo y se cargó una hermosa eliminatoria. Sin embargo, el Barça, que había jugado bien hasta entonces, sacó lo mejor que puede mostrar un equipo: solidaridad ante las dificultades, compromiso, trabajo y, sobre todo, talento. Se adelantó Messi en un gran gol y empató Oscar con un gol mejor aún. Ante un Zaragoza encerrado y con 1-1, el Barça, lejos de hundirse, se aferró a creer, con un Deco grande. Ganó el partido, pero la eliminatoria se la había dejado en La Romareda. Todavía tuvo bemoles para ganar, aunque fuera por el orgullo. Como decía Borges, a veces hay más dignidad en una derrota que en una victoria. Este partido es un buen ejemplo.
 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan