domingo, junio 04, 2006

Amor por el juego


¿Por qué nos enamoramos del fútbol? ¿Qué pasa? En un nivel profundo, la razón por la cual este deporte nos atrapa es que el buen fútbol es bello, y difícil, y ambas cosas están relacionadas. Un equipo haciendo circular el balón, enviando un pase a un espacio vacío que de pronto se llena con un jugador que dos segundos antes no estaba allí y que ahora corre a toda máquina, y que sin mirar ni alterar su ritmo envía el balón a un tercer jugador a quien seguramente no ha podido ver y que, a su vez, también a toda velocidad y sin alterar el ritmo de su carrera, impulsa el balón a más de 90 kilómetros por hora a la cabeza de un cuarto jugador que ha corrido 70 metros para esar allí y que, también sin alterar su ritmo, salta y cabecea con una fuerza y una precisión increíbles hacia una esquina de la portería, que es exactamente donde el portero, tras ejecutar algún complejo cálculo de física sin intervención del pensamiento consciente y por puro reflejo, lo está esperando, para que después toda esa gracia, esa velocidad, esa fuerza muscular, esa forma física y esa precisión no aparezcan en ningún acta y caigan en el olvidoal día siguiente. Esa es la extraña fragilidad, la evanescencia del fútbol. Es difícil de describir y aún más de practicar, pero sin duda tiene una belleza profunda, una belleza difícil de contar con palabras y que todo el mundo que ve un partido descubre por sí mismo. Esa es la razón por la que el fútbol, que tiene tanta fealdad a su alrededor, sigue llegándonos tan adentro: porque es, porque puede ser, tan bello.

Ningún país intenta con tantas ganas y tanta perseverancia como Brasil jugar un fútbol bonito. Es algo ideológico. Por eso son tan queridos los jugadores brasileños. No en América del Sur, desde luego, donde tienen la categoría de superpotencia deportiva, sino prácticamente en todo el resto del mundo. De hecho, la selección brasileña de fútbol, la canarinha, es un ejemplo único de equipo fuerte que despierta la simpatía de todos. Los aficionados al deporte en general y al fútbol en particular suelen detestar a los más fuertes. Pero la selección de Brasil, la única que ha ganado cinco Copas del Mundo y la única que lo ha hecho fuera de su continente, es muy querida. Así, en este Mundial que nos llega en apenas cinco días, muchos aficionados son seguidores de dos selecciones nacionales: la suya y Brasil. Es el único favorito que además es el favorito.

4 comentarios:

piterino dijo...

El fútbol es bello en sí; si combinamos la técnica, la táctica, la estrategia, el talento, ... en definitiva todas las dimensiones que presenta este deporte, con su efectiva sencillez en el fondo, obtenemos algo bello, que llega y apasiona a todo el que lo conoce y sigue con detalle.

Dicho esto, si además hablamos del fútbol que ofrece y practica Brasil, la belleza se mutiplica por cien. En el fondo, a todos nos gusta Brasil, todos la seguimos, la admiramos y la alentamos, más allá de seguir y alentar a nuestra selección.

lucesitha dijo...

el futbol es bonitooo

lucesitha dijo...

es el deporte mas bonito..

♥ ♥ ♥ ♥ ♥

Anónimo dijo...

Q porqueria a quien se le ocurrio esta estupides.....

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan