miércoles, junio 14, 2006

Demasiadas expectativas















Debutó por fin Brasil en el Mundial, con ambiente de carnaval y de Copacabana en las gradas del estadio de Berlín, pero se dejó el jogo bonito en el vestuario, tras rezar a la orden de Cafú el Padre Nuestro de cada día.

La canarinha decepcionó. Por caprichos del calendario, Brasil compareció en el Campeonato cinco días más tarde de su inicio, y pese a que ya hemos podido ver a Alemania, Chequia, Argentina, Holanda, Inglaterra e Italia, eso son muchos días. Se anhelaba ver jugar a un equipo con Ze Roberto, Kaká, Ronaldinho, Adriano y Ronaldo. Un equipo de tal magnitud que su entrenador, Parreira, se pudo permitir el lujo de anunciar la alineación casi dos meses antes del partido. Sin embargo esta vez la realidad no superó a la ficción, ni siquiera se acercó. Sólo un disparo con la zurda de Kaká repleto de calidad técnica y precisión pudo con los croatas, que en la globalidad del partido mereció mejor suerte.

No apareció el juego ofensivo, la samba. Adriano y Ronaldo justificaron sus respectivas tristes temporadas en Inter y Real Madrid. Cierto que no tuvieron ni muchos balones ni oportunidades de rematar a gol, pero tampoco las buscaron. Parecieron, sobre todo el madridista, fuera de forma y superados por la exigencia que supone el debut en una Copa del Mundo de una selección pentacampeona. En el caso de Ronaldo, con toda su experienca, es difícil de creer, pero así fue. De hecho, acabó sustituido por Robinho en la segunda mitad.
Respecto a los otros dos vértices del llamado cuadrado mágico de Parreira, Kaká dejó su gol y los mejores detalles de la noche, y Ronaldinho, desde la banda izquierda, fue depositario por parte de sus compañeros de todo el peso del juego de ataque. El Gaúcho desde luego lo intentó, reiteradamente, participó y no se escondió nunca, pero fue sometido hasta a marcajes triples por parte de los abnegados croatas y no tuvo su día más inspirado.
Lo mejor de Brasil, el trabajo de los centrales, Lucio y Juan. Desde luego mala señal para el equipo. Tuvieron mucho trabajo y se emplearon a fondo, sin recibir apenas ayuda de su mediocampo.

Como bien dice mi amigo Ángel Méndez (al que dicho sea de paso seguimos esperando por este blog), el Mundial acaba de comenzar pero no será un paseo amarillo.




 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan