viernes, junio 09, 2006

El peso de la camiseta

A todos nos gustaría saber quiénes son los favoritos, pero no podemos porque desconocemos cómo están las selecciones y sus futbolistas y, sobre todo, cómo vienen jugando.

Suponemos muchas cosas; sabemos pocas. Hay algo, sin embargo, que no es una suposición, sino una certeza, y se la llama el peso de la camiseta. Ponerse la de Brasil, la del organizador, la italiana, la de Maradona, obliga. Obliga a ganar. Por su historia; por sus antepasados. El asunto es llevar o no una de esas zamarras. Así de simple. La que obliga aquí es la del Barça; la del Madrid. Así de simple. Por Pelé y Garrincha: por lo bien que jugó y lloró el equipo del 82; por la sonrisa de Ronaldinho y los goles de Ronaldo, en la tierra y, por si hay vida, en todos los planetas, nadie le niega la Copa a Brasil. A Alemania e Italia, tampoco porque también han ganado mucho. Una es la anfitriona y siempre se ha dicho que “al fútbol... gana Alemania”. Y ya se sabe también que cuando Italia compite con problemas como ahora (Moggi, los árbitros...) es mucho más equipo que sin ellos. (¡Tengo muchas ganas de verte Luca Toni!).

Después está Argentina. En el país de Maradona, la gente —hombres y mujeres— nacen con la camiseta puesta y no se la sacan jamás. ¡Cómo se puede querer tanto a la casaca azul y blanca! Aunque no van de campeones, si se cuenta a los que se alinean a partir de Riquelme, son muchos y buenos.

Y luego están los demás con Francia e Inglaterra al mando. La francesa es una selección ciclotímica: necesita empezar bien, sentirse segura y fuerte en la defensa. Si lo consigue y, además, Henry y Trezeguet conectan y las enchufan, cuidado. Me falta Paul Scholes —le echaré de menos—, pero en todo el Mundial no hay centrocampistas como los ingleses. Una duda: si en su Liga el entusiasmo y su come on guys puede a la táctica—con permiso de Wenger, Benítez y Mourinho—, ¿qué camino elegirá Eriksson?: Que estén organizados o desorganizados?
A veces, desorganizarse ayuda.

Me apetece mucho ver a México porque estuve allí y le ví jugar. No hay nadie en el mundo hoy día que saque el balón tan bien jugado desde atrás. Nadie. Así que juegan bien; a veces, muy bien. Pero no sé si son fuertes cuando el juego se decide en las áreas. Me entristece que a veces, proponiendo tanto, recojan poco.

Interesan Portugal y Holanda por su alegría y por jugar bien. Portugal, por su talento; Holanda, porque la siento mucho. Juegan como a uno le enseñaron.

También quiero ver quién es el guapo que le hace una ocasión, una, a Paraguay o quién es capaz de romper el dinamismo japonés.

Espero que los demás me sorprendan; ahora sé poco o nada de ellos. A menudo, creyendo saber te equivocas; mejor esperar. Y personalmente me gustaría que se dieran algunas cosas. Aunque parezca ridículo, pediría a Blatter que ordenara regar todos los campos. Algunos futbolistas pueden hacer lo que hace Ronaldinho, pero sólo él puede hacerlo a
esa velocidad; mojen los campos y todos pareceran más veloces. Digo veloces, no ronaldinhos.

También me gustaría que a Brasil le atacaran. Sé que és difícil, porque son muy buenos y la camiseta pesa mucho; y Pelé pesa. Pero estaría bien que alguien les atacarapor donde vive Ronaldo, por donde vive Ronaldinho. Y aguardar a ver qué pasa. Me gustaría que, antes del minuto 10, en todos los partidos alguien marcara un gol. Y me gustaría que desde el minuto 1, en
todos los partidos, uno de los dos equipos saliera al campo atacando; aunque sólo sea para que el contraataque siga existiendo. Ya se sabe que, si no hay nadie que ataque, no hay contraataque.
Me gustaría que los equipos tuvieran miedo cuando los rivales les atacasen; siempre ha sido así. Pero que no lo tuvieran cuando son ellos los que atacan; por si la pierden, por si les contraatacan: ahora es así. Me gustaría que los grandes hicieran de grandes y estaría bien que los pequeños quisieran ser grandes. Pero, si no es posible, porque es muy difícil, al menos que los
grandes sigan haciendo de grandes. Y acabo con una sola cosa de España. Me gustaría que contra España los equipos atacaran mucho. Lo escribo pensando que soy Torres y Villa.

Feliz Mundial.

Pep Guardiola - Suplemento El País
 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan