domingo, junio 11, 2006

Eriksson echa el freno a Inglaterra

Bien haría el seleccionador inglés, Sven Goran Eriksson, en ver el dvd del partido que ayer, al igual que Inglaterra, jugó en el Mundial la selección de su país natal, Suecia. Los escandinavos, pese a no ganar el partido ante Trinidad y Tobago, mostraron todas las virtudes del denominado estilo británico, en lo que al fútbol se refiere. Juego rápido, directo, con balones cruzados y máximo número de llegadas al área. Finalmente ni Larsson, Ibrahimovic ni Ljunberg fueron capaces de marcar, pese a las casi decenas de oportunidades que tuvieron, pero el ritmo sueco fue altísimo durante casi todo el partido.


Sin embargo, la selección matriz, la verdadera Inglaterra, jugó ante Paraguay con el freno de mano echado. Se encontraron con el autogol de Gamarra en los primeros minutos, y a vivir. Muchos supporters están convencidos de que su equipo estaría más a gusto, les haría más felices y tendrían más posibilidades de ganar el Mundial cuarenta años más tarde si England jugara como los equipos de Islas, y como lo hizo Suecia. A eso se le uniría la calidad técnica superior de sus jugadores para formar la combinación perfecta. Muchos de esos seguidores (y periodistas) creen que una mayor intensidad, velocidad e incluso tensión emocional en el juego beneficia a gente con tanta llegada como Gerrard, Lampard, Cole o Bechkam. El de la grada trasladado al césped. Come on guys. Para decepción de todos ellos, Eriksson ha convertido a un purasangre de hipódromo de Liverpool en un percherón que sólo trota. Quizá la solución sería jugar con un mediocentro definido por delante de los cuatro defensas que libere a los centrocampistas llegadores y éstos puedan mostrar su mejor versión mientras llega el esperado Rooney. Si no, a este ritmo cansino, Inglaterra, al igual que en la Eurocopa 2004, caerá eliminada pronto y lo que es peor y más doloroso, no siendo fiel ni a su estilo ni a la gran generación de jugadores que disfruta actualmente.

El otro foco de discusión en Inglaterra es Peter Crouch. A continuación os dejo dos visiones de este tema y del partido en general (quizá sorprendentemente distintas), de Santiago Segurola y de Pep Guardiola.

Referencias:

El vicio inglés

Todos iguales

1 comentarios:

piterino dijo...

La verdad es que a todas las selecciones les cuesta ir cogiendo el pulso de la competición. Los ingleses fueron de más a menos en el partido: Paraguay debió echarse más adelante, sobre todo después del sorprendente cambio de Owen.

Eriksson sigue sin saber cómo conjugar todas las virtudes de su medio campo: da la sensación de que se "anulan" en parte dos llegadores tan fabulosos como Gerrard y Lampard. Durante la fase de clasificación ha probado varias opciones, pero no le convence ninguna. Ni a él ni a nadie.

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan