jueves, agosto 17, 2006

Cerco al talento

En su rueda de prensa de presentación, el nuevo seleccionador brasileño, el ex futbolista Dunga, anunció sin rubor que los principales valores que han hecho triunfadora a su selección han sido la determinación, la garra y la voluntad, y, lo que es peor, que "el talento apenas sirve". Si un brasileño dice esto, quién puede enfadarse con Fabio Capello porque ayer declarase que quiere "un equipo de guerreros".

Y yo me pregunto, ¿el fútbol no era un juego de precisamente de todo lo contrario? ¿Jugar bien al fútbol no era sinónimo de inteligencia, habilidad, talento, sutileza, sensibilidad? ¿Al público no le emociona un pase de Guardiola, una finta de Laudrup, un control de Totti o un desmarque de Lampard? ¿Prefieren el pressing de Gattuso o las patadas de Makelele?

No seré tan ingenuo de pensar que no son necesarios jugadores de lucha y de recuperación, lo son. Pero de ahí a priorizar el músculo al talento media un abismo. Anoche se jugó la final de la Copa Libertadores, entre los presuntamente dos mejores equipos brasileños, Internacional Porto Alegre y Sao Paulo. Bien, pues perfectamente podrían haber sido el Perugia y el Kaiserlautern. Pressing, faltas tácticas y peligro a balón parado. Eso sí, regates, pases en profundidad, jugadas de equipo, las justitas. De entre todos los jugadores, destacó al menos el número 11 del Inter, Rafael Sobis, 21 años. Un extremo de toda la vida. Hábil, descarado, valiente, encarando y disparando con ambas piernas. Pronto le veremos en Europa.

El talento en el fútbol está en vías de extinción, y los entrenadores, presos de la presión a la que viven sometidos por directivos impacientes y desconocedores del fútbol, se han convertido en cazadores furtivos de todo aquel que hace algo distinto. Deberían fijarse en el FCB; no siempre se gana, pero cuando tu estilo privilegia la calidad técnica a lo demás hay más posibilidades. El recién llegado Zambrotta, italiano con su tradición a cuestas, comentaba ayer tras su primera práctica en La Masía que "entrenar en el Barça es como jugar en el jardín de casa". Quizá esa sea la clave.

2 comentarios:

Xisco dijo...

No sé donde leí esto pero fue no hace mucho:
"Entrenadores como Capello no quieren a cierto tipo de jugadores demasiado técnicos. Eso sí, cuando se enfrentan a ellos emplean tres jugadores para frenarlos"
Creo que con eso está dicho todo.

piterino dijo...

@Daniel Cana
Pues sí, es una pena pero es cierto. Por eso no nos cansamos de alabar a quien apuesta por ganar jugando bien al fútbol.

@xisco
Lo escribió el gran Jorge Valdano.

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan