jueves, septiembre 21, 2006

La codicia de los comisionistas

La Asociación de Fútbol Inglesa (FA) presentó ayer el resultado de varias investigaciones entre los clubs de la Premier League acusados de pagos fraudulentos. Las imputaciones contra tres entrenadores y cuatro agentes de jugadores fueron presentadas el martes en la emisión de Panorama, el programa de investigación más importante de la BBC.
Bajo el título de Undercover: Football's Dirty Secrets (Infiltrados: los secretos sucios del fútbol), el reportaje, filmado con cámaras y micrófonos ocultos, recogía las declaraciones de dos agentes quienes acusaban a Sam Allardyce (en la foto, atendiendo a la prensa), mánager del Bolton Wanderers, de haber recibido comisiones en el traspaso de tres jugadores. Ese dinero negro, que en el argot futbolístico inglés se conoce como bungs, habría llegado a Allardyce a través de su hijo Craig, que como su agente también se dedica a este tipo de operaciones.

Otro de los salpicados en el presunto escándalo, el entrenador adjunto del Newcastle United, Kevin Bond, anunció ayer que demandará a la televisión pública. Bond fue filmado secretamente durante una conversación con el agente futbolístico Peter Harrison en la que parecía dispuesto a considerar los pagos de una agencia nueva, para la que supuestamente trabajaba Harrison.
Otro de los acusados es Harry Redknapp, mánager del Portsmouth, al que se le reprocha el haberse interesado por un jugador sin poner al corriente a su club de origen, una práctica que está prohibida.
Todos los acusados proclamaban ayer su absoluta inocencia mientras la Federación Inglesa (FA) advertía: "Si encontramos pruebas de corrupción, actuaremos en consecuencia". El Middlesbrough piensa pedir cuentas a Harrison después de haber descubierto cómo este le propuso al Chelsea y al Liverpool fichar a una de sus jóvenes estrellas, un futbolista de solo 15 años. El Bolton también ha anunciado que iniciará una investigación interna para estudiar los últimos traspasos llevados a cabo por Allardyce.

El programa de la BBC llega pocas semanas antes de que el jefe de la policía metropolitana, Lord Stevens, difunda los resultados de una investigación sobre presuntos sobornos futbolísticos. La publicación del documento está prevista para el 2 de octubre. El Gobierno, sin embargo, no ha esperado a pedir un cambio en el sistema actual de traspasos.
"Estas acusaciones dañan la integridad del fútbol y necesitan ser estudiadas detenidamente. Todo esto refuerza lo que he estado tratando de hacer para lograr una mayor regulación en el mundo del fútbol", declaró ayer el secretario de Estado para el Deporte, Richard Caborn.

Expuestos los hechos, y suponiendo que todo lo denunciado es cierto, contra lo que pueda parecer lo ocurrido es una buena noticia para el fútbol, sobre todo el inglés. La FA y la Premier League acaban de solicitar a la BBC todo el material de que dispongan para realizar una profunda investigación. Los clubes con empleados implicados también.
Mientras hoy en Italia dimitía el comisario de la federación Guido Rossi por considerar que "no se dan las condiciones para el saneamiento del Calcio" (qué se habrá encontrado el hombre), en Inglaterra la cosa va en serio. Evidentemente no es agradable ver a profesionales poniendo el cazo, pero sería muy bueno para el fútbol que de una vez por todas se acabara el tráfico de futbolistas propiciado por la avaricia de los mal llamados representantes o últimamente agentes FIFA. Son seres codiciosos, que, amparados en la desgana, ignorancia o estupidez de los futbolistas, los mueven a su antojo de club en club lo antes posible: cada traspaso, 10% de comisión legal para ellos, y a otra cosa. Podríamos recordar casos sonados como las salidas de Figo y Ronaldo del Barcelona (los representantes de ambos han terminado en la cárcel), o asombrarnos con fichajes absurdos de muchos jugadores a precios realmente desorbitados.

El mercado de traspasos necesita una regulación urgente, lo que debería ir acompañado de un mejor marco legal que no convierta los contratos en papel mojado a los pocos meses de firmarse y también unido al establecimiento de un tope salarial que atenuara los movimientos de futbolistas propiciados únicamente por la búsqueda de comisiones de sus agentes que a veces parecen sus amos y dueños. Si un jugador está feliz en un club y su condición de estrella le permite cobrar el máximo salarial, jamás se irá a otro equipo seguramente a otro país para cobrar lo mismo, e igual no necesite ni representante.

Por último, el tristemente célebre Moggigate y lo ocurrido esta semana en la Premier deberia hacernos reflexionar sobre nuestro fútbol. Tenemos un presidente de Federación más de veinte años en el cargo con directivos acusados de corrupción, una selección española que no funciona, una Liga que es incapaz ni de establecer unos horarios homogéneos, mucho menos contar con árbitros profesionales o con medidas de seguridad efectivas en los estadios. Nuestro fútbol ha conocido personajes como Caneda, Lopera, Sanz, los Gil y Cerezo, Gaspart, Minguella, Vekic...¿de verdad alguien cree que en España no hay comisiones ilegales por fichajes? Si se reconocen abiertamente las primas a terceros...por ganar, claro...¿qué no se hará en los traspasos? ¿Cómo se pagan esas comisiones, se registran contablemente?

Por suerte y para tranquilidad de muchos aquí no existe la BBC y Mercedes Milá no sabe de fútbol.



 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan