sábado, noviembre 04, 2006

Tras seis batallas la guerra continúa

El pasado martes se vivió en el Camp Nou el sexto capítulo de la serie que mantiene en vilo al fútbol europeo durante las últimas tres temporadas: el Barça vs. Chelsea.

El partido fue duro, trabado, interrumpido en exceso para el juego del Barcelona y también para los estándares del fútbol inglés. Mucha tensión, diez tarjetas y como siempre ironías en la rueda de prensa por parte de los protagonistas. Sin embargo, fue un auténtico partidazo. Lo bueno de esta rivalidad, es que cada enfrentamiento obliga a los dos equipos a dar lo mejor de sí. Sólo el Chelsea ha conseguido que aparezca este año el Barça agresivo, implicado y presionante de los últimos años. Asimismo, el FCB obliga al Chelsky a algo que normalmente no necesita en Inglaterra: jugar bien el balón y combinar en ataque.
Mourinho sabe que el Barça es la horma de su zapato. El portugués, tan buen entrenador como zafio ante los micrófonos, celebró el gol a lo grande, cuando en realidad sólo ganaba un punto casi irrelevante de cara a su segura clasificación. Por contra, lo único que ha descompuesto a Rijkaard desde su llegada a Barcelona ha sido ver a su equipo fallar once ocasiones de gol en Lisboa y las visitas de Mourinho al Estadi.

Ambos conjuntos quedan separados cinco puntos en el grupo, distancia irreal pero que obliga al Barça a ganar los dos partidos que le quedan, uno de ellos ante el inquietante y goleador Werder Bremen.
Podrían enfrentarse de nuevo a partir de los octavos de final, pero esta rivalidad que está ennobleciendo aún más a la Champions League, quizá no haya otra manera de zanjarla que en una final...¿será este próximo mes de mayo en Atenas?
 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan