lunes, enero 29, 2007

Entrevista Enric González Diarios de Fútbol

Por su interés y por la estrecha vinculación de su contenido con la declaración de intenciones de este blog, se reproduce a continuación la entrevista a Enric González realizada por los compañeros de Diarios de Fútbol.

Enric González es corresponsal en Roma del diario El País. Anteriormente, desarrolló su trabajo como corresponsal en ciudades como Londres, Nueva York (ciudades sobre las que tiene escritos sendos libros), Washington y París. Asimismo, es autor de la columna “Historias del Calcio”, que todos los lunes publica el mismo periódico, la cual es una magnífica muestra de cómo se puede escribir sobre fútbol, desde una perspectiva amplia culturalmente, y con un marcado estilo literario. Un auténtico oasis en el actual modo de tratar al llamado deporte rey.


Como corresponsal, ¿ha cambiado mucho tu trabajo en los 13 últimos años con la explosión de Internet y el acceso más sencillo a la información? En este sentido, la figura del corresponsal, de la persona que acude allí donde suceden los actos, ¿sigue estando vigente en este mundo globalizado? ¿Sigue teniendo autoridad el “haber estado allí”?

Empecé el asunto de las corresponsalías en Londres, en 1991, sin móvil ni Internet. Y mi trabajo, desde entonces, ha cambiado en tres cosas: es más fácil transmitir, es más, mucho más fácil acceder a la documentación elemental (antes podías volverte mico para averiguar cosas como el nombre completo de alguien) y es mucho más difícil manejar la corresponsalía. Explico esto último: la profusión de informaciones por Internet tiende a hacer pensar a los jefes en Madrid que lo saben todo sobre todo. Antes, la gran mayoría de los temas los proponía el corresponsal. Ahora, la mayoría son encargos de la redacción. Craso error. “Estar ahí” es tan importante como antes, o más, porque Internet supone abundancia, pero también confusión. Y es además accesible a todos. Los diarios, por señalar un tipo concreto de medio, llevan años recogiendo cosas que todo el mundo ha visto ya por televisión o ha escuchado por radio. Ahora copian sus propios diarios digitales del día antes. Somos así.

En este sentido del “haber estado ahí”, vemos que tu trabajo no se limita a la corresponsalía. Además, has publicado dos libros sobre ciudades en las que desarrollaste tu trabajo (Londres y Nueva York). ¿Cuándo y por qué te planteas estos libros? ¿Surgen poco a poco o responden a proyectos bien definidos desde un principio?

Nunca me planteé nada ni hubo proyecto de ningún tipo. Entre París y Nueva York pasé casi dos años en Barcelona y una editora, Anik Lapointe, me convenció para que escribiera algo sobre Londres. Decidí que nunca más, porque escribir es cansado. Pero cuando dejé Estados Unidos y me trasladé a Roma, Anik volvió a convencerme para que hiciera algo sobre Nueva York. No me apetecía especialmente, hasta que murió Ricardo Ortega en Haití. Ricardo era amigo mío y pensé que si contaba algo sobre él, estaría menos muerto. El librito de Nueva York es una excusa para hablar de Ricardo, de Julio Anguita y de Juan Carlos Gumucio, tres amigos desaparecidos.

¿Cuáles son tus columnistas favoritos de la actualidad? ¿Has tenido algún maestro en la profesión periodística o te consideras autodidacta en ese sentido?

Maestros he tenido muchos. Yo creo que casi todos mis colegas me han enseñado algo. Otra cosa es que yo sepa manejar esas enseñanzas. Si tuviera que citar un modelo, desde siempre, diría que José Martí Gómez, al que conocí cuando aún iba al colegio. Me gustan las columnas veraniegas de Javier Sampedro, las de Javier Marías, muchas columnas deportivas británicas, bastantes de Carlos Boyero, las que hace Santi Segurola, cualquier cosa que escriba Sol Gallego Díaz… El mejor columnista en castellano, para mí, fue Julio Camba.

Conocemos la génesis casi casual de tus “Historias del Calcio”, ¿estás contento con cómo se ha desarrollado la serie en estos años?

No sé si contento. Estoy sorprendido de que haya durado ya cuatro años.

¿Cómo preparas esos artículos? ¿Cuánto hay de documentación, cuánto de conversación con buenos aficionados italianos y cuánto de memoria?

Lo único que decidí, después de que tras la primera pieza me pidieran una segunda al domingo siguiente, fue funcionar de forma absolutamente ‘amateur’. Nunca preparo nada. Todas las “historias” se hacen el domingo por la tarde, entre las 5 y las 7, esté donde esté. Bastantes están escritas a mano, sin ningún apoyo documental. Pongo lo que me apetece poner el domingo a las 5, cuando terminan la mayoría de los partidos italianos. Abundan las referencias a libros sobre fútbol (en Italia se publican más que en España) y pesan mucho las charlas con aficionados locales, pero al final triunfa lo subjetivo. Es decir, hablo de mis manías.

¿Qué sensaciones recibes de tus lectores en torno a las “Historias”?

Vivo en Italia, lo cual me aisla bastante. Pero llegan reacciones muy buenas. Incluso desde Italia.

En alguna ocasión las has definido como “crónicas oblicuas”, y has dicho que entiendes, pero no compartes, las reservas en la aplicación de este estilo de crónicas a otro tipo de información que no sea la deportiva. Sin embargo, las historias del Calcio recuerdan a las crónicas de Ryszard Kapuscinski, textos que viajan de lo anecdótico a lo trascendente, de lo diario a la historia, de la fábula a la reflexión, etcétera. Sería un método muy interesante aplicarlo a otras cuestiones, como la política o la cultura… ¿Te atreverías con un “historias” con otro tema?

Absolutamente. Yo me atrevería. Es más, a veces utilizo las páginas de deportes para contar cosas de Italia que no caben en otras secciones. Pero dudo que los periódicos apostaran por esa línea. Basta ver lo bien escritas y entretenidas que son, en general, las páginas de deportes, y lo áridas que son otras páginas. El género de la crónica está muy vigilado desde hace tiempo. Me parece un error. Yo creo que Santi Segurola podría (es un mero ejemplo) hacer estupendas crónicas parlamentarias con el mismo estilo que las de fútbol. Maruja Torres demostró este verano que se podían escribir desde Beirut, en plena tragedia, crónicas interesantísimas y con su punto de humor.

Te declaras seguidor del Espanyol y el Inter. Seguro que tienes una explicación, y que no le falta romanticismo.

Soy del Espanyol porque mi padre lo es, y porque empezó a llevarme a Sarriá desde muy pequeño. No hay más explicación. Lo del Inter es más raro. A los cinco años vi por televisión la final Inter-Real Madrid y me fascinaron tanto la camiseta del Inter, que en blanco y negro se veía muy oscura, como el nombre: Internazionale. Aquel Inter, además, jugaba muy bien. Y me quedó la cosa del Inter como un vicio estrictamente solitario. Sólo pude empezar a compartirlo cuando me establecí en Roma.

¿Cuáles son tus futbolistas favoritos de todos los tiempos? ¿Y los que más te hacen disfrutar en la actualidad?

Dejo de lado los Pelé, Maradona, Cruyff, Beckenbauer y demás indiscutibles, de pequeño me encantaba Marcial. El Schuster de 1980 me pareció algo supremo. Van Basten es lo más elegante que he visto. Zidane, claro. Lato y Gadocha, el dúo de extremos polacos. Oblak, un centrocampista yugoslavo. Sócrates. Ahora, Ibrahimovic, Totti, Ronaldinho, Kaká, Henry. Y Tamudo, claro.

En tus “Historias” ya previste la posibilidad de una Italia campeona del Mundo. Uno de los argumentos era curioso, que el fútbol italiano atravesaba por una tormenta, como en el Mundial 82. ¿No es esto paradójico?

No. Los grupos más sólidos suelen formarse frente a la presión externa. Ocurrió con Italia en 1982, y volvió a ocurrir en 2006. Un grupo de futbolistas competentes al que se ningunea suele tener mucho peligro. Y luego estaba Buffon.

Aquí seguimos con gran interés tus artículos sobre el Moggi-gate. ¿Cuál crees que hubiera sido la sanción adecuada? ¿No crees que con las rebajas de sanciones ha quedado una sensación de cierta impunidad?

Bastante impunidad. La Juve, al menos, podrá decir que ha pagado con una temporada en la Serie B. Los demás, al parecer, eran casi inocentes. Los males se reproducirán en poco tiempo, porque nada ha cambiado. Eso lo dice hasta Guido Rossi, el gestor que se hizo cargo de la Federación cuando estalló la crisis.

En una columna reciente escribiste que la afición al fútbol italiano se adquiere, como el gusto por el tabaco o la cerveza negra, ¿cuándo y cómo comenzaste a tener dicha afición? ¿Con qué otras ligas disfrutas?

Ya he contado lo del Inter. Otro elemento histórico han sido las transmisiones por televisión: los comentaristas italianos son los mejores del mundo, sin ninguna duda. Empecé a aficionarme a las transmisiones italianas cuando estaba en París. Incluso el idioma ayuda. Entre un “pase” y un “suggerimento”, no hay color. Sigo también la Premier y la Liga española.

Dicen que Beckham ha estado cerca del Inter, pero finalmente se marcha a Los Ángeles, ¿es una noticia para la sección de deportes, para la de espectáculos o para la crónica social?

Ahora es crónica social, aunque no soy de los que creen que Beckam ha sido un “bluff”. Sólo tiene el pie derecho, pero es un gran pie.

El Inter, haciendo honor a su nombre y a su historia, ha ido recopilando un sinfín de jugadores extranjeros en las dos últimas décadas, dando al club una cierta imagen de despilfarro y de sinsentido en cuestión de planificación de plantilla. Algunos han sido buenos, otros regulares, y otros, directamente, para el olvido. ¿De cuál de todos ellos guardas un mejor recuerdo? ¿Qué futbolista extranjero, de todos los que han vestido la nerazzurra estos últimos 20 años, crees que ha aportado más al equipo?

Quien más ha aportado ha sido Javier Zanetti, lo único establemente serio en largas temporadas de disparate. Lo más vistoso, el Ronaldo de la primera temporada y el Ibrahimovic de esta. Pero todo es relativo en un equipo cuyo alma es Materazzi.

Siguiendo con el Inter… Desde principio de temporada hay alguno de nosotros que sostiene que el Inter es uno de los grandes favoritos para llegar muy lejos en la Liga de Campeones. ¿Lo ves llegando a la final? ¿Qué impresiones te da la eliminatoria frente al Valencia?

Creo que el Inter eliminará al Valencia. Y pienso que puede llegar a la final. Pero la Liga de Campeones, como las presidenciales francesas, las ganan los veteranos. Y el Inter aspira por primera vez en mucho tiempo. Me parece que el Inter debe alcanzar al menos semifinales, y tendrá la obligación de ganar el año próximo.

Una cuestión que nos atañe a nosotros: ¿Cómo ves el auge en los últimos años de la información en Internet y más concretamente el mundo de los blogs? ¿Lees blogs deportivos habitualmente? Y pequeña curiosidad personal, ¿conocías Diarios de Fútbol?

Como no estoy en España, utilizo los blogs de fútbol como sustitutivo de la charla. Los frecuento. Y sí conocía Diarios de Fútbol.

Para terminar, ¿crees que los diarios de información deportiva en otros países poseen más calidad y/o imparcialidad que los españoles? ¿Ves factible desde el punto de vista empresarial un diario deportivo riguroso e imparcial, al estilo de la sección de Deportes de El País?

En España no existe una “Gazzetta” o un “Equipe”, lo que hay son boletines de forofos. Estoy convencido de que un diario deportivo serio, bien escrito y sin furores pasionales sería viable.

[NOTA: La entrevista va firmada por Dadán Narval, que es quien contactó con Enric González para cerrar la entrevista. Sin embargo, las preguntas corresponden a todos los editores de DDF. Queremos agradecer profundamente a Enric la predisposición a concedernos la entrevista, así como su amabilidad. ]


1 comentarios:

Daniel Cana dijo...

Enhorabuena por la idea de la entrevista y por la calidad de la misma.

España necesita ya un periódico deportivo de calidad, alejado de los cuatro tebeos actuales. ¿Os imagináis una redacción deportiva con Santi Segurola, Ramón Besa, Cayetano Ros, Enric González, Jesús Alcaide, Carlos Carbajosa, Enrique Ortego, Diego Torres, Dagoberto Escorcia,. Carlos Arribas, Sergi López Egea, Marcos López, David Torras o Alfredo Relaño?

Periodistas hay. ¿Cobran mucho más en los periódicos de información general?
¿Hay público? Pese a que el Marca es lamentablemente el diario más leído del país, cada día, leyendo blogs como éste, estoy convencido, como Enric, de que sí lo hay.

Saludos a todos.

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan