viernes, octubre 12, 2007

Inglaterra sin ingleses

El líder de la Liga italiana juega sin ningún italiano en su equipo titular. El líder de la Liga inglesa, sin ningún jugador nacido en las islas. Inter y Arsenal son el extremo de la invasión de futbolistas extranjeros en las Ligas europeas, un 55% del total de jugadores. Hasta el punto de que, por primera vez, en Inglaterra hay más extranjeros que nacionales disputando la Premier League. Incluso el Bayern de Múnich, primero en la Bundesliga, tiene tantos alemanes (12) como extranjeros.

La radical globalización ha llegado a los despachos de la FIFA, que pretende limitar a cinco los extranjeros en los clubes desde 2010. Su presidente, Joseph Blatter, defiende que cada equipo debe alinear como mínimo a seis futbolistas nacionales. La intención de la FIFA, sin embargo, choca contra la legislación europea, que defiende que la normativa laboral es la misma para los futbolistas que para el resto de trabajadores. Para Platini, presidente de la UEFA, el proyecto de Blatter es "imposible". "No podemos defender eso. No hay base legal. El libre movimiento de trabajadores es la principal regla en Europa", afirmó ayer. En 1995, el Tribunal europeo decidió que los límites a los futbolistas extranjeros eran ilegales.
Así que Italia e Inglaterra seguirán hablando idiomas. En el calcio, jugadores como el milanista Pirlo defienden que los futbolistas autóctonos aumentan la solidaridad en el campo. "Los mejores años en Italia fueron al final de los 80 y principio de los 90, cuando el núcleo de los equipos era italiano", explica Gianfranco Zola, ex delantero italiano.
La Asociación de futbolistas italianos ha mostrado sus quejas por la proliferación de plantillas multinacionales, pero sus protestas han caído en saco roto. Mientras el Milan y el Juventus conservan parte de sus raíces, el Inter es el arca de Noé. Sólo Toldo, el portero suplente, y Materazzi, ahora lesionado, hablan italiano en una plantilla con acento suramericano: cinco jugadores argentinos, dos colombianos, un brasileño y un chileno.

En Inglaterra, el mercado pesa cada vez más sobre las tradiciones. Y eso que los extranjeros deben superar varias restricciones antes de recalar en la Premier, como pertenecer a una selección entre las 70 primeras de la clasificación de la FIFA.
Primero fueron los entrenadores (Wenger, Mourinho, Benítez) los que revolucionaron el coto inglés. Y de su mano llegó el gran desembarco. En las tiendas se paga en libras y se pesa en onzas, pero en sus clubes se habla cada vez menos el inglés. Por primera vez en la historia de la Liga inglesa, el número de futbolistas extranjeros (330) supera al de nacionales (260). El campeonato es un crisol de 67 nacionalidades. Wenger conduce en el Arsenal a jugadores de España, Holanda, Brasil, Dinamarca, Togo, Camerún, Alemania, Suiza, República Checa, Bielorrusia y Francia. También un par de ingleses, Justin Hoyte y Theo Walcott, que no son titulares y en ocasiones ni siquiera ocupan el banquillo. En el último partido de la Liga de Campeones, ante el Steaua, sólo Walcott estaba entre los suplentes. Y no jugó. De ahí que James Purnell, secretario de Estado para el deporte y seguidor gunner, ponga el grito en el cielo: "Hay que poner un techo a esta invasión".
El gobierno inglés estudia tomar cartas. "La situación es insostenible, no sólo en la élite, sino también en las divisiones inferiores. Se hace gran daño al futuro del fútbol inglés y a la selección", dice el ex ministro Richard Caborn, que intentó sin éxito que se aprobara en el Parlamento una ley que regulara el número de extranjeros.
Tras el Arsenal, Benítez sólo ha reclutado a cinco ingleses en el Liverpool por 23 extranjeros, el Chelsea cuenta con 17 foráneos por siete nacionales, y la proporción en el Manchester United es de 18-9. El número de extranjeros es del 55,5%. Claro que a los hinchas del Arsenal no les importa el carné de identidad "si ven buen fútbol". "Wenger sufría mucha presión por eso", recuerda el medio valencianista Edu, ex del Arsenal, "pero me dijo algo que se me quedó grabado: "El Arsenal es inglés, pero la gente quiere a los mejores en el campo. Y ahora no son ingleses, sino españoles, brasileños... Sólo importa jugar bien".
Los seguidores del Chelsea tampoco protestaron cuando su equipo ganó dos de las tres últimas Ligas. Benítez, en cambio, ha sido criticado por reclutar a extranjeros de perfil medio, como Josemi y Pellegrino. El más preocupado es el seleccionador inglés, Steve McLaren, que ya ha advertido de la escasez de jóvenes con talento para los próximos años. "La clave es encontrar un equilibrio", sugiere Zola.

En España, el porcentaje de extranjeros en la Liga es del 34,3%, un 2,5% más que el año pasado. El líder, el Real Madrid, cuenta con 10 jugadores seleccionables, y el Barcelona juntó en el último partido contra el Atlético a ocho canteranos en el campo, incluidos Messi y Giovani.

Juan Morenilla - El País

1 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusto mucho

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan