domingo, febrero 01, 2009

Raúl, a la Historia...de rebote

El título de este post es sólo un pequeño guiño provocativo, tanto para los defensores del '7' madridista como para los que le critican. No se preocupen, la realidad es demoledora y admite ya pocos matices. El gol de Raúl anoche al Numancia, el número 307 con la camiseta del Real Madrid, y el 308 y sucesivos que están por venir, van a dar por cerrados los debates alrededor del capitán madridista.

Algunos dicen que Di Stéfano jugó muchos menos partidos que Raúl para conseguir los mismos goles, y argumentan que éste último lleva desde los 17 años en el primer equipo y más de 600 partidos jugados...¿acaso no serían éstos méritos suficientes por sí mismos para calificar a Raúl como leyenda del madridismo? Pues sí. Y además de ellos, más de trescientos goles.

Muchos de esos tantos han sido de rebote, de rechaces de los porteros en el área pequeña, de como mínimo discutibles remates con todas las partes de su cuerpo...lo que quieran, pero ya es una anécdota. Esos goles hay que marcarlos, y estar casi veinte años, en la élite, en un club tan exigente como el Madrid, también.

En todo ese tiempo, el significado de Raúl va más allá de las cifras. Su liderazgo, su negación a que los vaivenes sociales y políticos del club significaran que los jugadores, sus compañeros, se abandonaran a su suerte. Creo que salvo el final del reinado de Florentino Pérez, en los dominios de Ronaldo, el carácter de Raúl ha impregnado las paredes de ese vestuario. Sin él, resultan difíciles de entender, para no irnos muy lejos en el tiempo, las dos últimas Ligas conseguidas con Capello y Schuster en el banquillo (y lo que es peor, Calderón y Mijatovic en los despachos), con un Real Madrid sin apenas fútbol pero con un voraz apetito de títulos.

Raúl ha estado presente en los mejores momentos del Madrid de las últimas temporadas. Desde su irregular debut en La Romareda en 1994 creando pero fallando multitud de ocasiones (compensadas en el partido siguiente con un golazo al Atlético de Madrid), pasando por el martilleo de goles a otra de sus víctimas favoritas, el Barça, las noches europeas y el gol en la final de la Intercontinental en Tokio.

La figura de Raúl en el fútbol europeo ya sólo resiste comparación en cuanto a trayectoria, títulos y significado con Paolo Maldini (Milan AC) y Ryan Giggs (Manchester United). Todos los demás quedaron atrás. Sólo un pero: su excesivo intervencionismo en las decisiones deportivas de su equipo y en el funcionamiento de la selección Española, hasta el último período de Luis Aragonés. Raúl ha entrado en la Historia del fútbol por derecho propio y por la puerta grande...como futbolista. Estaría bien que no lo olvidara.

En Marca | Diez joyas de Raúl

0 comentarios:

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan