miércoles, abril 29, 2009

Regreso a la prehistoria



Decía el maestro Hiddink en las horas previas al Barça-Chelsea de anoche que preveía un partido con muchos goles. También anunció que su equipo no iba a dejarse engañar como el Bayern Munich en la anterior eliminatoria cuando visitó el Camp Nou. Sólo estaba diciendo la verdad en la segunda afirmación.


El Chelsea prescindió de su formación últimamente habitual, con Ballack-Essien-Lampard en el medio campo, Maloudá y Kalou/Anelka en bandas con Drogba de ariete, para dar entrada a Obi Mikel en el centro por uno de los exteriores. Marcajes individuales a Xavi, Iniesta o Messi. En realidad, el Chelsea prescindió de algo más que de un futbolista ofensivo: se olvidó del fútbol. Insistentes pases retrasados a Cech, saques largos de éste y Drogba a buscarse la vida como en su infancia en Costa de Marfil. Vinieron buscando el 0-0 y lo encontraron. Vulgar.


No critico el juego defensivo. Cada cuál puede buscar los resultados de la manera que crea conveniente. Sí es más opinable contar, para ese objetivo, con algo más que con jugadores de pierna fuerte, una buena organización, un líder en la zaga o un portero solvente. Si un equipo quiere cometer más de veinte faltas en noventa minutos, y convertir el juego en un para y arranca, está en su derecho, pero lo normal es que acabe cargado de tarjetas y concediendo tiros libres peligrosos. No fue el caso del Chelsea anoche, con un plan conservador apoyado por el árbitro.


Dicho lo anterior, descrito como sucedió, no debe engañar a jugadores y técnicos barcelonistas. El Chelsea decidió jugárselo todo en Stamford Bridge y los azulgrana no fueron capaces de hincarle el diente. Tuvieron oportunidades, sí, y merecieron al menos un gol (Etoo, Bojan), pero deben aprender a gestionar este tipo de rivales. Entiendo la frustración que sienten al comparar su propuesta futbolística, su estilo, su ambición, con rivales que apenas pisan su área y cuyo objetivo es dejar pasar los minutos sin encajar goles. La grandeza de esta temporada del Barcelona también tiene sus peajes, como el respeto mal entendido de los contrarios.


Volviendo al principio, hoy, lamentablemente, es imposible loar la figura de Hiddink en el apartado futbolístico, como tantas otras veces. Para compensar, y mantener la buena imagen que siempre ha dejado el entrenador holandés, habrá que conformarse con leer una pequeña parte de su historia familiar, y esperar a que el próximo miércoles en Londres sean dos equipos los que busquen el salvoconducto a Roma. Y decían de Mourinho...

2 comentarios:

P. M. X. dijo...

No sabes como se parece en el fondo esta entrada y la de mi blog. Te animo a pasarte!

un saludo desde cultura-de-futbol.blogspot.com

Anónimo dijo...

I enjoyed reading your blog. Keep it that way. frheahlyfsmtihth

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan