lunes, octubre 12, 2009

Desestabilización, esa palabra


En el contexto futbolístico, es una palabra que utilizaron con profusión hasta desgastar cualquier buena acepción que pudiera tener, personajes de tan alto nivel como Núñez, Mendoza, Sanz, Lopera, Caneda, Gaspart o Jesús Gil. Parecía desterrada del debate futbolístico, pero Joan Laporta vuelve a traérnosla a primer término cuando la creíamos felizmente olvidada.

El presidente barcelonista compareció ayer en el acto conmemorativo de los cincuenta años de la Peña Barcelonista Joan Gamper de Amposta, Tarragona. Al mejor estilo de la tristemente célebre noche del "Al loro, que nos embaucan, que no estamos tan mal", e imitando las soflamas populistas que también ante sus peñistas realizaba otro gran comediante llamado Ramón Calderón, Laporta realizó otro ejercicio de verborrea imparable, uno más desde que acabó la pasada temporada, teñido de populismo ante un auditorio, eso sí, entregado. Siempre me pregunto: ¿los presidentes, en pleno siglo XXI, no se dan cuenta de que sus arengas a las peñas, por muy remoto que sea el lugar (y no era el caso) son grabadas y difundidas, y que les dejan en muy mal lugar?

Laporta, que casualmente permanecía más o menos callado desde el escándalo de espionaje entre sus directivos por motivos pre-electorales (lo que en un burdo eufemismo se llamó auditoria de seguridad), cargó con un pobre argumento ante las críticas sobre la mencionada investigación y sobre dos agrias discusiones públicas en las que ha vuelto a meterse últimamente, con el presidente cántabro y con el extremeño. Habló de que su catalanismo y el del club, el 2-6, el triplete son los motivos por los cuales se le ataca a él personalmente, en un intento, por supuesto, de conseguir la desestabilización, esa gran palabra, del FC Barcelona.

Laporta acaba su segundo mandato esta temporada. En estos casi ocho años, ha luchado contra los ultras y prácticamente los ha expulsado del Camp Nou, ha limitado los mandatos a dos de cuatro años con lo que resultará imposible perpetuarse en la poltrona, ha otorgado una imagen de compromiso social al club con el acuerdo con Unicef, lo ha modernizado y ha gestionado de manera bastante razonable el aspecto económico. Deportivamente, tres Ligas y dos Champions League más lo que pueda obtener este curso. Sólo dos entrenadores en este período, y apoyo y continuismo a la política de cantera.

Por todo lo anterior, si él reflexionara un poco, resultará muy decepcionante que con el paso de los años no sea recordado por el mejor presidente de la historia del club (ya es el más votado en unas elecciones) debido a su arrogancia y a una pose de soberbia que se ha acentuado con el paso de las temporadas, con episodios muy desagradables (el aeropuerto y los calzoncillos, el chófer).

Sr. Laporta: el catalanismo del FC Barcelona es innegable. La labor del club durante períodos como la dictadura franquista, la vía de escape que el Camp Nou y el equipo suponía como lugar de expresión suponen un legado histórico que debe administrarse de manera inteligente, no ir arrojándolo a la cabeza de aquellos que no están de acuerdo y que jamás se van a detener a pensar en ello. Los triunfos en el campo, los títulos, son un imán para llegar a nuevos aficionados y a nuevos mercados. Si, como usted dice, estamos ante el Barcelona más catalanista pero a la vez más universal de todos los tiempos, aprovéchelo y actúe en consecuencia. Defienda los orígenes catalanistas del club y adáptelos a los tiempos actuales. Se puede, y sin excluir a nadie. Por eso el Barça es més que un club, por cómo nació, por cómo se comportó como institución en momentos en que casi nadie podía dar la cara y por cómo camina hacia el futuro siendo un estupendo modelo. En último término, es algo que compete a los socios y aficionados del club, y en todas las asambleas el reconocimiento catalán del club es lo que arranca más aplausos. Perfecto. No lo use para descalificar a nadie. Ofrezca el respeto que dice que le niegan.

Claro que el triplete y el 2-6 hacen daño a los rivales (o a los enemigos, si lo prefiere). Pero lo hacen deportivamente. El dolor ha supuesto, por ejemplo, que Florentino Pérez haya tenido que realizar una inversión económica brutal en un sólo año, seguro que desaconsejada desde todo punto de vista, para evitar que ese equipo, el del 2-6, se presente en el Bernabéu en mayo del 2010 y gane otra Copa de Europa. Pero, sr. Laporta, no sea narcisista y piense que todo esto es por usted. Siendo muy respetable su catalanismo desacomplejado en su vida privada (ahí sí defenderé que ser presidente de un club no debe ser óbice para que pueda posicionarse y opinar políticamente como ciudadano), lo que realmente puso al FC Barcelona en el mapa fue Johan Cruyff. En el episodio dedicado al holandés que abre el buen documental Recordá, Míster, que el canal Barça TV ha puesto en marcha, se observa nítidamente. Esa ilusión, esa dimensión internacional, ese estilo futbolístico que, sr. Laporta, dura hasta nuestros días, es lo que produce dolores de cabeza a los rivales. Y si el catalanismo también, no tendrá nada que ver con el fútbol ni hará ganar o perder partidos.

Debería disfrutar de lo ganado, de lo que ha ayudado a construir y ver desde el palco cómo progresa el equipo de Pep o desde el Palau si el ambicioso proyecto del basket es capaz de regresar a la Final Four. Porque la batalla electoral la tiene perdida; si piensa, por un momento, que ningún candidato de la actual directiva tiene alguna opción, es que no vive en la realidad. La moción de censura no está tan lejos, y cuando se celebren las elecciones, sin usted, ninguno de los delfines investigados y/o investigándose tendrá nada que hacer. Sandro Rosell y Ferrán Soriano se disputarán el cargo...¿los recuerda? Y podrán hacerlo bien, sobre todo si se fijan, sr. Laporta, en sus aciertos y en sus postreros errores.

2 comentarios:

Mathias dijo...

Daniel, enhorabuena por tu blog. El erticulo de hoy lo has bordado. Coincido contigo en todos y cada uno de los puntos de tu analisis. No nos dejes otro mes y medio sin articulo...

Daniel Cana dijo...

@Mathias

Gracias por tu fidelidad, anima a continuar...El objetivo ahora es escribir máximo cada 2-3 días, lo intentaremos..

Un saludo

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan