lunes, febrero 15, 2010

Atlético y Barcelona, fieles a su cita


Esta noche de San Valentín se ha vuelto a evidenciar que, al menos en los partidos que se juegan en el Vicente Calderón, el Barcelona es el rival más propicio para el Atlético de Madrid. Es la tercera temporada consecutiva en que los azulgranas salen derrotados del Manzanares. Por historia, por motivación y, sobre todo, por la manera de jugar de ambos equipos, el Atlético se encuentra muy cómodo en estos choques. Sin embargo, sí que hubo matices nuevos en el juego que pueden explicar mejor el resultado. Con un gol de Forlán, con las jugadas pícaras de Agüero, con el criterio en el mediocampo de Tiago y con las paradas de De Gea todos podíamos contar, pero la seguridad de Perea y Domínguez en defensa, la pujanza de Reyes y el buen trabajo colectivo en la presión del equipo local eran quizás más difíciles de preveer.

El Atlético, uniéndose a los carnavales, se vistió de aquel equipo contragolpeador que siempre fue, y, ante los riesgos controlados que definen el estilo del Barcelona, le funcionó a la perfección. Pero desde luego que el equipo de Guardiola, por una vez, colaboró en potenciar las virtudes del rival. Naufragio preocupante del mediocampo, con Busquets desconocido en el toque y en la posición, Xavi sorprendentemente errático e Iniesta desapercibido y sin fondo físico. Seguramente, a esto contribuyó la baja de Keita nada más comenzar el partido por una lesión muscular y la composición de la defensa. De manera individual, no se puede reprochar demasiado al trabajo de Jeffren, finalmente lateral derecho, Maxwell, Milito y, sobre todo Puyol, impecable y salvador en varias situaciones de máximo riesgo, como siempre. Ni mucho menos el de Marc Bartra, que debutó en la segunda parte.

Pero el funcionamiento colectivo de la zaga sí que resultó insuficiente. Les costó horrores mantener la línea en las jugadas de contra del Atlético, y tampoco pudieron ayudar demasiado en la construcción del juego. Ahí es donde se notaron de verdad las bajas, como las de Márquez o Piqué, en la salida del balón desde atrás, pilar fundamental del éxito de este equipo. Todo lo descrito hasta ahora se combinó para limitar hasta casi hacerlo desaparecer el habitual torrente de ocasiones que suele generar el Barça. Ibrahimovic, pese a marcar, volvió a estar fuera de foco y a caer demasiado a menudo en fuera de juego. Messi, por su parte, no se escondió; jugó como siempre, rápido e incisivo, pero no encontró la lucidez acostumbrada cerca del área.

Para el Atlético el partido deja un camino a seguir de confianza, prestigio y recuperación moral, junto con la confirmación de que tiene un entrenador, Quique Flores, que sabe leer tácticamente un partido o un rival. Eso sí, creo que volverá a tener problemas ante equipos más débiles que le obliguen a llevar la iniciativa en el juego. Para el Barça, peor las sensaciones que el resultado. Una derrota y primera vez que se ve abajo en el marcador en veintidós jornadas está muy bien, no es dramático. Pero el nivel ofrecido tras una semana sin partido mientras el Atleti jugó en Santander el jueves y, sobre todo, los ochenta balones perdidos en el partido, como mínimo sorprenden.

La nueva lesión muscular, Keita, para cuatro semanas, y el razonamiento de Guardiola en rueda de prensa justificando el cambio de Xavi por “molestias musculares”, sí que resultan más preocupante. Cinco roturas en apenas diez días: Alves, Touré, Abidal, Chygrynskiy y el propio Keita. Iniesta, en la zona mixta, repitió lo dicho el viernes: “No soy doctor pero no creo en las casualidades o la mala suerte”. Ya se discute sobre si el posible motivo es el incremento en la carga de trabajo de entrenamiento físico tras la eliminación de la Copa del Rey ante el Sevilla. Parece difícil creerlo; Keita y Touré vienen de la Copa África con lo que el riesgo se incrementa, Abidal se lesionó tras un resbalón en el regular césped el día del entrenamiento de Reus, lo de Chygrynskiy es muy leve y lo de Alves parece una recaída… aún así, el asunto merece un estudio por el cuerpo técnico y médico, como decía Beguiristáin en el descanso. La hora de la verdad de la temporada se acerca y el juego de presión azulgrana necesita de un elevado tono físico. La Liga BBVA continúa y el duelo con el Real Madrid será apasionante.

Publicado originalmente en Sportyou

0 comentarios:

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan