lunes, junio 14, 2010

Holanda, sin Robben, es como las demás


Tras ver a Francia, Argentina e Inglaterra, apetecía presenciar el debut de Holanda. Su juego alegre, rápido, demasiado académico a veces pero que casi siempre ofrece buenos minutos de juego en los grandes torneos. Además, como amablemente suele ceder la disputa de los títulos al resto de selecciones, todos contentos.

Con Robben en el banquillo por precaución, Holanda no se desplegó en el campo como es habitual. El 4-3-3 no fue tal. Van Bommel y De Jong como doble pivote, compartiendo los mismos defectos y escasas virtudes en la construcción del juego. Les cuesta horrores enviar pases al primer toque; necesitan controlar, levantar la cabeza, posicionarse, mirar...traducción de este proceso: lentitud.

Van Persie en punta. Apenas ha jugado esta temporada en el Arsenal y debe ser su Mundial, pero su puesta en escena fue negativa y decepcionante: fallón y dubitativo. No pareció él y terminó sustituido. Quedaban trece minutos. Kuyt se situó como delantero centro y en tan poco tiempo demostró su habilidad, por ejemplo, para recoger un rechace del palo y marcar. Una virtud de ariete de toda la vida, claro. Kuyt había comenzado el partido en banda derecha como en el Liverpool. Benítez fichó del Feyenoord un goleador eficaz, intuitivo en el desmarque y rematador, y ha devuelto un futbolista trabajador y honesto pero al que correr tras el lateral izquierdo rival le deja sin frescura.

Así que toda la esperanza en Holanda quedaba en pies de Sneijder y Van der Vaart. Son dos futbolistas excelentes, pero no les gusta el toque paciente, en búsqueda de espacios generados entre ellos y sus extremos. Como el equipo apenas pisó la cal, estuvieron obligados a combinar entre sí, buscando rápidamente la portería o chutando. No consiguieron gran cosa, con lo que el perjuicio resultó doble: ni crearon peligro de verdad ni facilitaron controlar el juego e incrementar la confianza de tus compañeros con el balón.

Un gol afortunado y la intuición de Kuyt en el área proporcionaron a los orange una victoria exagerada acompañada de la tranquilidad de los tres puntos y del optimismo de Robben jugando el segundo partido. Pero sólo el prometedor lateral Van der Wiel y el descaro como sustituto de Elia se desmarcaron del aburrido y convencional libreto propuesto por Holanda. Y para esta selección, es la peor crítica que se le puede realizar.

Escrito originalmente para Sportyou
 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan