viernes, julio 16, 2010

Gaspart viajará a Londres para fichar a Cesc


 Es lo único que le faltó añadir ayer a Xavier Faus, vicepresidente económico del FC Barcelona, en la rueda de prensa en la que informó del crédito sindicado de 155 millones de euros obtenido por el club. La semana pasada, Sandro Rosell habló de una cifra máxima de 89 millones para fichajes: 50 más los 24 del traspaso de Yayá Touré y los 15 de la venta de Chygrynskiy. Desde ayer, se han quedado en los mencionados 50, contando lo gastado por Villa.

Una cosa es la transparencia informativa, otra muy distinta, la información gratuita. Joan Gaspart, hace diez años, con los diez mil millones de pesetas ingresados por Luis Figo, anunció con luz y taquígrafos su viaje a Londres, facilitando hora de salida y llegada del correspondiente vuelo a Inglaterra, para fichar a Overmars y Petit. La operación fue ruinosa en lo económico y decepcionante en lo deportivo, mientras el Arsenal, en un comportamiento desagradecido, ni siquiera puso el nombre de Gaspart a una de las nuevas tribunas del Emirates Stadium...permítaseme la ironía.

La nueva junta directiva del Barcelona merece, por supuesto, los cien días de gracia, no más faltaría. Es la más votada en la historia del club. Pero los primeros movimientos y sobre todo la manera de explicarlos resultan decepcionantes. No dudo de que la situación económica del club sea difícil: no es sostenible gastar el 57% de lo que ingresas, más de 300 millones, en los salarios de tus futbolistas, por muy buenos que sean, y es el primer indicativo que señala la mala salud financiera de los grandes clubes europeos. Pero los balances financieros están para algo y se realizan a final de temporada o ejercicio económico. Ni el tono ni el contenido de la comparecencia me parecieron correctos. ¿Por qué se anuncia el crédito sindicado como operación de esta junta cuando ya fue solicitado por el equipo de Laporta y Sala i Martín, quedando a expensas de la aprobación de la nueva directiva? Y me cuesta creer que no hubiera cash disponible para hacer frente a las fichas de los futbolistas. ¿De qué sirve ahora publicitar determinadas cifras, descontextualizadas dentro de la situación global financiera del club?

Las noticias de ayer, enfocadas hacia la negociación, de nuevo con el Arsenal, para el fichaje de Cesc Fábregas, tienen dos vertientes: si se pretende presionar sutilmente al equipo inglés para que comprenda que no se podrán pagar más de 40-45 millones por el futbolista, la táctica me parece infantil a estos niveles; si se dispone de más recursos, directamente se trata de una mentira. ¿Os imagináis que el Barça tuviera que rendir cuentas a la CNMV si cotizara en Bolsa, como por ejemplo el Benfica en Portugal cada vez que realiza un traspaso? Tampoco sirve decir que "la situación es mala pero no es peor que la de otros clubes del estado español", como dijo Faus ayer en la rueda de prensa. Ni viene a cuento ni es útil tal comparación.


Rosell declaró en la campaña electoral que el fichaje de Cesc resultaría "fácil" y que no llevaría "más de cinco minutos". No lo parece, lo mismo que la continuidad del entrenador, que tampoco iba a ofrecer demasiada dificultad. La única realidad es que Guardiola no tiene pinta de estar contento. De momento, su estatus contractual con el club ha pasado de ser "el Ferguson del Barça" a una renovación por una única temporada, dejando atrás también la fórmula del '2+1'. El portavoz de la junta prometió dar detalles el día anterior a la firma y lo único que ofrecieron los medios de comunicación oficiales del club fueron un par de fotos y sin rueda de prensa (Guardiola hablará el lunes, inicio de la pretemporada, aunque veremos si acepta hablar del tema). Extraño y preocupante, hoy mismo justificado por el presidente con un "es lo mismo renovar por seis años que renovar seis veces año a año". El entorno del club devoraría este proceso, todos lo sabemos. Me parece bien que Pep sea partidario contratos cortos, pero seguro que recuerda lo que sucedió en sus apariciones públicas la temporada pasada, en conciertos por ejemplo, cuando aún no se había comprometido a seguir.

Las circunstancias mandan, pero corre el riesgo, presidente Rosell, de que el socio piense que cuánto hemos cambiado en apenas unas semanas. Bueno, en algunas cosas no, el club negocia con el Sevilla por Adriano...sí, brasileño. Será casualidad, es un buen futbolista.

Escrito para Sportyou
 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan