martes, junio 14, 2011

Cuando se acaban los argumentos...o las excusas


Dice Iker Casillas, en una entrevista a ESPN en Chile que ya no tiene "ni argumentos" para defender a su equipo en esta "época tan blaugrana" (frase del periodista), pero que ha de "seguir el mismo patrón". Estoy seguro de que el capitán del Real Madrid, si se para un rato a reflexionar, encuentra decenas de argumentos que equiparen y confronten de manera deportiva y futbolística a su equipo y el FC Barcelona, más allá del carácter y la agresividad como valores del nuevo entrenador.

Lo que sí parece que han podido acabarse son las excusas. Desde el célebre "lo del Barça ha sido una moda y las modas pasan",  a "todo el mundo lo ha visto", pasando por "en Wembley voy con el fútbol", total solo jugaban ocho compañeros de viaje en Sudáfrica...Incluso Cristiano Ronaldo reconocía anoche en la Cope que "Ellos jugaron mejor y no ganaron por casualidad, fueron mejores". Empeñarse en convertir una jugada bien pitada en una conspiración, insistir en que el Barcelona "ganó no muy bien" octavos y semifinales, como Mourinho hace poco en la SER, es un ejercicio de dispersión de la realidad cuyo valor desciende con el transcurso del tiempo.

Los anteriores no son los únicos ejemplos de innecesarios debates que perjudican al fútbol. Nuestros queridos protagonistas del circo patrio se aprovechan de que la salud de la pelota siempre se impone a los desmanes que la rodean. Hablaremos en un futuro del aspecto financiero, muy necesario, pero me refiero a las declaraciones parciales que esconden siempre parte de la realidad. Piqué, por ejemplo; pese a que sus palabras en el Camp Nou en la celebración de la Champions resultaron una, para muchos, necesaria inyección de autoestima para el barcelonismo, pudo perfectamente ahorrárselas. También él se ha equivocado este año en alguna ocasión. Lo mismo vale para Sandro Rosell, callado en todos los momentos calientes de la temporada y ahora convirtiendo la fábula de Pedro y el Lobo en una absurda, repetitiva e innecesaria letanía. No diga nada del Real Madrid, president, que ya da igual, de verdad.

Los infames veinte días que, con los cuatro enfrentamientos, alteraron la ya de por si volátil atmósfera futbolística deben servir como aprendizaje para la próxima temporada y todos los protagonistas podrían hacer un esfuerzo por contenerse. O al menos utilizar mejor el lenguaje. El evidente (para cualquier lector y oyente atento) rastro de daño que aún queda en la selección (declaraciones y entrevistas en las últimas dos semanas del propio Casillas, de Iniesta, de Villa) no ha sido reparado, y quizá no se haga nunca. Jugarán y competirán, como siempre, pero parte de la memoría de aquel verano de 2010 se quedará allí, en el Soccer City de Johannesburgo.

Regreso al principio. Argumentos para Iker o al menos ideas para debatir al respecto de la defensa del  Madrid y su lucha contra el actual Barça; Florentino dice que "no pararé hasta ganar la Décima". No concreta cómo lo hará, lo cual da un poco de miedo, la verdad. En vez de eso, o de todo tipo de excusas, yo prefiero, por un lado, recordar méritos:

- Primera parte de la final de Copa, el título por supuesto como corolario. Equipo agresivo, valiente, rápido.
- Partidos sin frenos en San Mamés, Valencia, Sevilla. Equipo liberado del complejo de inferioridad de su banquillo y solo preocupado por el juego y la portería contraria. Exhibiciones demoledoras.
- Aspectos individuales: números de Cristiano, demostración de que Benzemá motivado tiene sangre y calidad, recuperación de Higuaín. Desequilibrio ofensivo para cualquier rival de Marcelo. Talento de Özil. ¿Kaká?

Y por otro lado, humides propuestas:

- Adecuar dibujo en el mediocampo para que Xabi Alonso pueda expresarse con libertad y aprovechar al máximo su talento (veáse, por mucho que fuera amistoso, último partido vs Venezuela).
- Relacionado con lo anterior, pensar en si Alonso, Sahin y Özil podrían, de vez en cuando al menos, formar un trío en el medio capaz de discutir el balón (o no perderlo rápidamente, conservándolo) en un futuro partido contra el eterno rival.
- Disfrute de los añadidos que parece se agregan al arsenal ya presente: Neymar o Agüero. También músculo para el medio campo, por si acaso Pepe está indispuesto, ya saben...
- Primera temporada casi en la última década en la que el entrenador del Real Madrid repite en el banquillo y no es sustituido. Automatismos. Conocimiento del club. Debe ser positivo.

Hay razones, y no es necesario mencionar la historia y la dimensión de la institución, para potenciar el valor del Madrid y crecer en rendimiento sin tener que convertir una lucha deportiva colosal y que podía dignificar a este deporte (pienso ahora en las recientes finales NBA) en un terreno minado de insultos a la inteligencia del aficionado no rendido aún al fanatismo y en el reino de la media verdad. Aprendan, señores.

PD. Desconozco si todo ese rumor de la reportera mexicana y la ruptura de Casillas con su novia es cierto; es más, no me lo creo ni realmente me importa. Pero sí recuerdo cómo Sara Carbonero, de profesión periodista, expresó su opinión en twitter tras el último clásico: "Sin comentarios", escribió. Demasiado respeto a su oficio no tiene.

5 comentarios:

taio dijo...

excelente post

tester dijo...

Totalmente de acuedo. Felicidades, me parece usted un buen periodista.

Saludos

AntonioHermi dijo...

Inscríbete en la I Edición de Premios Amor Sevillista, somos yá 69 blogs inscritos.
Para participar, hazlo desde INSCRIPCION

Anónimo dijo...

El trabajo como portero de Iker Casillas durante este año ha sido excelente, vuelve otro año más y ya son muchos en demostrar que es una gran profesional, muy difícil disputarle el puesto tanto en el R.Madrid como en la selección. Sin embargo, el trabajo como capitán que tiene que desempeñar tanto en el club como en el equipo nacional no ha estado a la altura del brazalete este año. Es más, Casillas ha tenido la suerte de convivir durante muchos años con un capitán en el R.Madrid que supo mantener y realzar el valor y la representación del club desde semenjante cargo, asunto que no ha sabido o no ha querido realizar el portero. Nunca se ha manifestado en términos futbolísticos para dirigirse al Barcelona, asumiendo el discurso del técnico blanco, alejando el debate del juego. Raúl González Blanco estuvo a la altura del brazalete de capitán.

Joan dijo...

Antes de los aciagos clásicos, el ambiente en las convocatorias de la selección -y pongo la mano en el fuego porque estoy seguro de lo que digo- era como el que bien puede reinar en cualquier empresa; algunos se llevaban fenomenal y eran amigos; otros se toleraban y los últimos ni se hablaban. La prensa se inventa cositas como que todos son muy amiguetes y tal; pero esto es imposible, como imposible es que la convivencia entre veintitantas personas sea siempre perfecta. No; tal cosa resulta quimérica; ni pasa en el colegio, ni pasa en el instituto ni pasa, por descontado, en el trabajo. En los grupos humanos siempre hay fricciones.

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan