lunes, agosto 08, 2011

FCB y Real Madrid: hagan juego


Imaginamos que el mes de abril de 2011 jamás existió. Añadimos el poco valor nobiliario que, como título futbolístico, aporta la Supercopa de España a las repletas salas de trofeos y al prestigio de los patricios que nos ocupan. Lo mezclamos con el calendario que nos señala agosto como mes en curso, agradecemos el (por el momento) vacacional transcurrir de los dramatismos y propaganda habituales y voilà, si hemos sido cuidadosos, nos encontramos con un buen partido de algo cada vez más improbable: solo fútbol.

El próximo domingo Real Madrid y FC Barcelona jugarán el primer partido en el Bernabéu con la irrenunciable competitividad que obliga vestirse frente al eterno rival pero, al tiempo, con la posibilidad de otorgar todo el protagonismo al juego antes de las cruentas batallas que vendrán. Unos acaban de regresar de China, los otros de Estados Unidos. Mourinho prefirió comenzar la pretemporada una semana antes y su equipo parece en ventaja física, pese a que la debilidad de la mayoría de los rivales a los que se ha enfrentado no permita obtener grandes conclusiones. Guardiola se queja de que “antes hacíamos pretemporadas y ahora hacemos giras” con razón, pero la fama cuesta y se le supone responsable de la planificación de todo el resto del mes, el conocimiento de que Piqué y sobre todo Xavi no llegaban muy finos pese a esa semana adicional respecto al Madrid. Un par de derrotas intrascendentes pueden considerarse como un mal acorde de Keith Richards en un tour mundial de The Rolling Stones: anécdota en un sugerente global. “Si después de estos tres años la gente no está tranquila ya es problema de cada uno”. Este gol de Villa demuestra que no hay motivos para un sofoco tan precoz.

De momento parece que Pepe permanecerá en el cuartel veraniego de la defensa del Madrid, esperando a ser requerido para servir en una zona más adelantada del frente en próximas misiones de más envergadura. Khedira y Xabi Alonso mezclando razonablemente bien en el medio campo y la principal duda parece ser el tercer hombre. Si Özil continúa libre pero partiendo de una posición de punta, y con Sahin en la enfermería, puede que Fabio Coentrao tenga que demostrar desde ya si realmente es algo más que un buen lateral izquierdo. Cristiano y Benzema garantizan velocidad y pólvora.

En Barcelona, con Messi regresando de vacaciones, veremos con qué forma, el protagonista es Thiago. Pese a todo lo que le rodea, fantasma de Cesc incluído, se come las oportunidades a bocados. Lo hizo con la selección sub’21 y lo ha confirmado en todos los amistosos del Barça. Ha jugado más que nadie, ha marcado goles, ha brillado de interior y en el último partido frente al América, Guardiola le probó cuarenta y cinco minutos como falso nueve, en esa posición de delantero mentiroso en la que ya despunta su hermano Rafinha y que Messi ha convertido en un delicioso lugar común. El central (o, mejor dicho, el jugador, a secas, porque centrales ortodoxos no hay muchos) que acompañará a Piqué, quien pese a las pruebas americanas creo que no será Busquets, es la otra gran decisión.

Convocado con la España absoluta para el amistoso del miércoles en Bari frente a Italia, al menos la presencia de Thiago ayudará a justificar deportivamente otro de esos partidos cuyo coste de oportunidad es elevado, a tres días de una competición que, oh sorpresa, también es responsabilidad de la RFEF. Claro que, si comparamos con el verano pasado, todo parece perfectamente organizado. Y es que el sentido común es un talento infravalorado y escaso: mientras Dani Alves jugará con Brasil antes de vestirse de azulgrana, Joachim Löw, seleccionador alemán, libera para su partido, precisamente frente a la canarinha, a Khedira y Özil. Lógica. Otra extraña rareza en el fútbol.

Escrito originalmente para Sportyou

0 comentarios:

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan