lunes, septiembre 26, 2011

La importancia de la pausa



El Real Madrid regresó el sábado al triunfo en la Liga tras los percances en Santander y Valencia. Con seis goles, acentuando sus virtudes futbolísticas pero también exhibiendo sus recientes (y quizá habituales) defectos.  Contundencia, vértigo, aprovechamiento máximo de los errores del contrario tipo saques de banda o de esquina a favor mal ejecutados. El Rayo, con un planteamiento tan valiente y destacable (relacionado con su presupuesto y plantilla) como ingenuo, prefirió perder a campo abierto que en su propia área.

Por el contrario, volvió a sufrir para controlar el juego y dominar la pelota, pese a las buenas conducciones de Kaká y el libreto de Xabi Alonso. El Madrid juega  angustiado, y su entrenador no ayuda a reducir el ruido ni canaliza la furia. Mourinho alineó a Lass, dando descanso a Özil. No pareció estar convencido de ello, ya que deshizo el cambio antes del descanso. Diarra facilitó la decisión fallando un pase en el primer gol rayista y el entrenador portugués ya no dudó minutos después. 

En sala de prensa Mourinho confesó sus dudas al respecto de jugar con un mediocentro puro y dos medias puntas, como calificó a Kaká y Özil “Deberían tener una fuerza física y una disponibilidad mental diferente, porque Xabi Alonso no puede jugar solo en el medio los noventa minutos, aunque hoy ante el Rayo han respondido muy bien”.

Dudas. El Madrid sufre en el ataque estático, cada día es más difícil negarlo. En dos partidos sobre cinco jornadas ya no le ha servido el doble pivote y la búsqueda de espacios para marcar, y Mourinho debe estar sopesando alternativas. Sahin no está y Granero no cuenta, y el contraste entreel partido de Santander del año pasado y el de éste no deja al equipo en buen lugar. Jugar en casa, en el Bernabéu, ante un recién ascendido, con un solo mediocentro (de la calidad de Alonso, por cierto) y dos enganches, tendría que ser un riesgo controlado y perfectamente asumible. El banquillo madridista necesitó un marcador en contra y los primeros silbidos del curso para correrlo. 

El debate en cualquier caso es futbolístico. El Madrid necesita focalizarse en él. Árbitros, conspiraciones, peticiones de adulación periodística incondicional, negación de los títulos ajenos y fútbol ficción no le ayudarán ante el colosal reto que se le presenta: derrotar en una carrera de fondo y en duelos directos a un FC Barcelona que perfecciona y evoluciona su método cada día. Si no, corre el peligro de quedarse anclado en aquella segunda vuelta con Juande Ramos. El equipo blanco, con sus distintas virtudes y cualidades, necesita precisamente eso: transformación, desarrollo y crecimiento. Futbolísticos.
 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan