jueves, enero 26, 2012

A partido único



Mourinho parece empeñado desde que llegó a Madrid y comenzó la serie de eliminatorias contra el FC Barcelona en jugarlas a partido único. En el partido de ida, equipo cerrado, táctica defensiva y búsqueda de marcador ajustado con pocos goles. La decisión, más si es fuera de casa, mejor para la vuelta, aprovechando el mayor valor de los goles a domicilio y la conclusión del enfrentamiento ya sin más tiempo.

Esta vez lo consiguió. Su equipo fue mejor esta noche en el Camp Nou y mereció el pase a semifinales de Copa del Rey. Barnizó el partido de drama y agonía pero, lo reconozca o no, añoró un mejor resultado tras el 1-2 de la ida. Presionando muy arriba, desde el principio, como en la Supercopa del pasado verano. No necesitó, sin embargo, apretar para que Piqué, en apenas diez segundos, tras saque de centro de sus propios compañeros, realizara un ridículo quiebro dejando pasar la pelota permitiendo a Higuaín encarar a Pinto. El Pipa falló pero la jugada denotó las intenciones del Madrid y el estado de parálisis con el que afrontó el partido el Barça.

Un marcador a favor condiciona, te hace esperar, ser más conservador de lo habitual. En el caso del equipo azulgrana, es un tóxico casi mortal. Gripa todo su engranaje, sobre todo el ofensivo. El Barça no tuvo agresividad pero no física, que no posee demasiada, sino con la pelota, ni pudo contrarrestar el juego entre líneas de Kaká y sobre todo Özil. Se combinó el entumecimiento del Barcelona con la obligada ambición del Madrid, que fue el equipo abrasador, poderoso, incansable, veloz y dañino de casi toda su historia.

Sin Iniesta, el Barça se agarró a Xavi a partir de la media hora de juego, el único rato en que el '6' azulgrana pudo pesar en el partido, y, claro, a Messi. Leo aprovechó una buena recuperación de Alves, arrancó, absorbió cuatro marcadores y dejó a Pedro para marcar. Después, un disparo increíble del lateral supuso el 2-0, y fue imposible no recordar el larguero de Özil solo un rato antes, que pudo convertir el azar en táctica, tres milímetros en mil justificaciones.

En la segunda parte, la habitual gota malaya del Barça con el balón, anestesiando y deprimiendo a su rival, esta vez fue ajena. El Madrid no perdió la fe y, sin nada que defender, insistió. Por el centro, superando a Puyol y al dubitativo Piquè, marcó dos goles, Cristiano y Benzemá, y quizá por primera vez en la etapa de Guardiola en el banquillo, obligó a poner en juego en Mascherano buscando velocidad en el cruce, enviar a Puyol al lateral y tratar de detener la sangría. El equipo de casa, pese a la entrega de la grada, estaba tocado y al borde de la derrota. La sintió. No defendió con balón, y sin él no pareció muy eficaz que digamos en esa tarea. Jugó con el reloj, hecho inédito, y agradeció con un suspiro que el árbitro, nefasto, se comiera el descuento y pitara el final antes de tiempo.

Mal haría el Barça en agarrarse a la practicidad, la pegada y demás lugares comunes tras este partido. Simplemente, sobrevivió. No ha construído su leyenda ni permanecerá en el legado histórico del fútbol por virtudes como esas, sino por las ya conocidas. Esta vez fue superado, y si no corrió la misma suerte del Espanyol ayer fue de chiripa. El Madrid, por su parte, supongo que ya quedará definitivamente convencido de que sí, sí puede mirar a los ojos a su rival y mantenerle el duelo. Entrenador al margen, pensé que los jugadores así lo creían. Empatar suele ser un buen resultado en la vuelta de una ronda de Copa. No, no es imposible ganar en el Camp Nou, el fútbol debió ahogar los gritos de túnel de vestuarios.

Foto: Pep Morata MD

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Oye, totalmente de acuerdo, en esta ocasión Madrid fue ampliamente superior a Barcelona, lastimosamente la suerte nada que acompaña al blanco en estos clásicos, ojala mejore.

America de Cali

joseph burrell dijo...

fue un partido único concuerdo y lo mejor fue yo gane mucho dinero porque le dije a mi amigo que trabaja en una compañia de pay per head que apostara por el gane del Real Madrid

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan