jueves, agosto 30, 2012

El Barça pierde el ancla



Un defensa tiene varias maneras de fallar. Con el balón en los pies, como Mascherano anoche en el partido de Supercopa, equivocando el momento de cerrar una cobertura desde el lateral, como Dani Alves en el gol de la Real Sociedad en la primera jornada de Liga, o no posicionándose correctamente ante un centro lateral como ocurrió en el gol de Osasuna en Pamplona con toda la zaga barcelonista, y que @eldeu trata de explicar en su cuenta de twitter.

Sin embargo, en el todo que supone un equipo de fútbol, la línea de cuatro atrás es una parte, indisoluble del resto. El reto al que se enfrenta un cuarteto de defensores, situados casi en el medio del campo, con cuarenta metros a la espalda obligados a recorrerlos entre desorden y caos, es mayúsculo e imposible en un estadio como el Bernabéu sin la ayuda del resto. Durante la primera media hora del duelo de ayer, bien por pases intencionados, bien por puros despejes, Adriano, Piqué, Mascherano y Alba fueron incapaces de contener las acometidas del Real Madrid, que ni siquiera necesitó el habitual filtrado de pases de medio tempo por Özil o Di María.

Quizá preocupado precisamente por el dañino contragolpe madridista, Tito Vilanova pensó que adelantando de manera progresiva la posición de Busquets podía aumentar la eficacia de la presión del equipo y limitar el rápido entrejuego del rival. Pero la idea no sirvió ante el ataque directo y además desfiguró el control de juego barcelonista. Durante muchos minutos de esa fase inicial, Sergio pareció estar por delante de Xavi e Iniesta, quedando por primera vez en tiempo el Barça falto de jugadores por delante del balón y sin apenas incidencia de los dos bajitos en la presión ni en la contención. Partido, fallando hasta los pases más sencillos, sin dominio de la situación y a merced del error propio y del acierto ajeno. Ni siquiera el azar. 2-0, Higuaín en bajos porcentajes y con 10, obligado Adriano a detener en falta a Cristiano con un océano de metros libres a su alrededor.

Paradójicamente, la expulsión serenó al Barça. Con Montoya en el lateral derecho y aprovechando el paso atrás del Madrid, satisfecho por el rápido botín, creció a través del balón y la inferioridad numérica solo se notó en ataque, no atrás. El gol de Messi anticipó lo que sería la segunda parte: dominio prudente del Barça, Xavi acompañando a Busquets, exhausto y despistado, sustituido de forma interesante por Song, que no rifó ni una sola pelota, y esperando la oportunidad. El Madrid se olvidó del galope, fue timorato con el balón y destemplado sin él, concediendo espacio en las bandas a Pedro/Tello y Alba en las bandas, cerrándose por el centro sobre Messi e Iniesta con más voluntad que organización colectiva. Tito prefirió al joven extremo del filial antes que a Cesc o Villa, encontrando las ocasiones pero no el gol. El déficit existe, pero más que conceptual o de caudal ofensivo, de la malicia que a veces demanda la portería contraria. La (mala) calidad de los remates, ya apreciada en Pamplona, no es una carencia técnica, sino del olvido del gol como objetivo y no como consecuencia. Como hace Messi, en la correcta combinación de los dos itinerario está el éxito. 

Foto: Paul Hanna (Reuters)

2 comentarios:

Nought socifcb dijo...

Te sigo. Y te espero.

http://footballclubarcelona.blogspot.com.es/

Roberto Mollet Romero dijo...

Muy buenas! Somos José Bonilla y Roberto Mollet y hemos iniciado un nuevo proyecto futbolero en blogger. Te proponemos un intercambio de enlaces para aumentar el tráfico de visitas de ambas webs y así poder ayudarnos entre nosotros. Si aceptas la propuesta, por favor comunícanoslo con un comentario en nuestra última entrada. Abajo te adjuntamos la dirección del blog y un vídeo de presentación del mismo. Un enorme saludo y muchas gracias por su colaboración.

http://futbolanfetaminico.blogspot.com.es/

http://www.youtube.com/watch?v=_CAS7CPtYjs

 
Copyright 2009 ADN Fútbol. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan